Saltar al contenido

Autodefensa

Autodefensa, técnicas de defensa personal

¿Conoces las principales técnicas de defensa personal? ¿Puedes recurrir a la autodefensa en caso de un ataque? En los tiempos que corren, saber defenderse no es una opción, es una necesidad. En la sociedad actual, son muchos hombres y, principalmente, mujeres que viven con miedo constante, y ello debe evitarse.

Qué hacer cuando se pierde

La autodefensa es una prioridad en nuestros tiempos, por ello resulta tan sumamente importante conocer algunas técnicas de defensa personal que puedan ayudar a cada persona a hacer frente a aquellas circunstancias más difíciles, peliagudas e, incluso, peligrosas con las que nos podamos topar en esta vida.  No es preciso conocer karate o artes marciales para aprender a defenderse y hacer frente a las situaciones de riesgo.

Autodefensa: principales técnicas de defensa personal

Cuando se habla de defensa personal se está hablando de un arte por el cual se busca poder vencer a cualquier posible atacante, sin importar la complexión física del mismo o si éste cuenta con cualquier tipo de arma.

Es importante tener en cuenta que no vale golpear en cualquier zona, hay que poner la vista en zonas delicadas y que puedan causar mucho dolor como ojos, nariz, mandíbula, genitales, etc.

En la defensa personal se busca ser más rápido, audaz y perspicaz que el atacante. Conozcamos algunas técnicas de defensa personal sencillas pero efectivas para salir airoso de cualquier ataque. Toma nota de estas técnicas de defensa personal:

  1. Una de las técnicas de defensa personal más populares y que mejor resultado dan es la de propiciar una fuerte patada en los genitales del atacante

 

  1. Otra técnica muy sencilla pero efectiva es dar un fuerte pisotón en los pies del atacante para conseguir que el dolor que sienta te ayude a liberarte de él

 

  1. Si tienes delante al atacante puedes buscar cogerle del pelo con fuerza y tirarle hacia abajo para propinarle un fuerte golpe en la cara con una de tus rodillas

 

  1. En el caso de que te cojan por la espalda, tienes la opción de darle un fuerza codazo o bien morderle el brazo con fuerza para que el dolor provoque que no tenga más remedio que soltarte

 

  1. Si el atacante te agarra por el cuello y le tienes justamente delante, céntrate en meter tus dedos pulgares con fuerza en sus ojos apretando intensamente

 

  1. Otra técnica muy empleada es utilizar los dedos a modo de gancho para presionar o pellizcar con fuerza sus axilas, lo cual le proporcionará gran dolor

 

  1. Si tienes la opción, otra buena técnica es darle un gran golpe o puñetazo en la nariz que le desconcierte durante un momento para que puedas liberarte

En el caso de contar con cualquier tipo de objeto a mano que pueda servir como arma para defenderse (un palo, un bolígrafo, unas llaves, o cualquier otro objeto) no habrá que dudar en utilizarlos en defensa propia.

Recuerda que las técnicas de defensa personal deberán ser utilizadas siempre y cuando la ocasión lo precise, debiendo dar una respuesta que sea proporcional a la agresión que se sufre en cada momento.

Asimismo, a pesar de conocer estas u otras técnicas de defensa personal no hay que confiarse y siempre habrá que estar muy alerta ante aquellas situaciones que puedan convertirse en un riesgo o una amenaza para la persona.