Saltar al contenido

Semillas de supervivencia a prueba de desastres y cómo almacenarlas

Las siguientes frases son un escenario donde sus semillas de supervivencia entran en juego. Es tu peor pesadilla hecha realidad; el desastre ha pasado, has hecho una gran mella en el suministro de alimentos de emergencia que tenías guardado con tanto cuidado y las semillas de las que ahora depende tu vida no están brotando.

Guardar semillas de supervivencia ha sido una práctica muy antigua, posiblemente desde el principio de los tiempos. Lo esencial de la idea es asegurar algunas de las mejores semillas de los alimentos más vitales, especialmente los granos y las verduras. Esto está en preparación para la posible ocurrencia de una catástrofe mundial que acabaría con los recursos alimentarios esenciales. Los sobrevivientes de un evento de este tipo localizarían sus semillas guardadas y las replantarían según sea necesario, asegurando así la existencia continua de la vida humana. Siga estos pasos para asegurarse de que tiene semillas utilizables listas en tiempos de crisis.

1. Seleccione las semillas adecuadas para almacenar

Las mejores semillas para almacenar son de plantas de polinización abierta, no híbridas. Algunas de estas producen semillas maduras en su primer o segundo año. Es importante tener información actualizada sobre cada tipo de vegetal para saber cuándo es el mejor momento para permitirles sembrar y luego cosechar esas semillas.

Existe abundante literatura disponible en línea que cubre la siembra y cosecha de prácticamente todas las semillas de hortalizas, desde zanahorias hasta coles. Se recomienda que compre su primer juego de semillas a un vendedor que le ofrezca información adicional sobre los tipos de semillas que se están vendiendo, cómo se prepararon y cómo usarlas.

2. Preparar las semillas de supervivencia para el almacenamiento

La preparación de sus propias semillas orgánicas heredadas para el almacenamiento a menudo requiere limpieza y secado al aire libre antes de ser almacenadas. Este proceso requiere retirar las vainas, cáscaras y otros materiales no esenciales antes de dejarlos al sol o en un área fresca y seca.

Dependiendo del tipo de semilla, el proceso de secado puede durar una semana o más. Sin embargo, asegúrese de que las semillas no almacenen humedad adicional. Las semillas húmedas, como las semillas de tomate, pueden requerir un proceso adicional de fermentación antes de secarse para mejorar su capacidad de almacenamiento. Tenga en cuenta que este paso puede ser arriesgado. Le resultará beneficioso si lee un poco antes de intentar este proceso.

HAGA CLIC AQUÍ PARA OBTENER EL EQUIPO GRATUITO Apenas hay

información proporcionada por los proveedores de semillas de supervivencia sobre el proceso de secado utilizado, ya que la mayoría de ellos compran a mayoristas que ya han preparado las semillas. Por lo tanto, hacer compras significa confiar en que el proveedor utilizó los procesos de secado recomendados.

3. Almacene las semillas en recipientes a prueba de humedad

Las semillas y el agua son iguales a las nuevas plantas, es así de simple. Para proteger las semillas de la humedad, debe almacenar las semillas secas en un lugar hermético y a prueba de humedad, como bolsas Ziplock y paquetes laminados. Estos paquetes actúan como barreras de vapor, impidiendo así que la humedad externa interactúe con las semillas. Lo más importante es proteger las semillas de la humedad.

Otra forma adecuada de almacenar semillas para la supervivencia a largo plazo es colocar las bolsas ziploc en frascos de vidrio resellables. Los tarros de conservas y los viejos tarros de pepinillos o espaguetis son perfectos para este propósito ya que tienen tapas herméticas.

Los paquetes de desecante también deben colocarse en los tarros como un seguro adicional contra la humedad
.

Colocar los frascos sellados en el refrigerador o congelador preservará sus semillas no transgénicas durante largos períodos de tiempo y estarán listas para su uso una vez retiradas y se dejarán a temperatura ambiente.

4. Almacene los contenedores en áreas oscuras, secas y frescas.

Es una simple química. Las semillas necesitan una combinación de calor, luz y agua para reproducirse. Para evitar que las semillas broten antes de que usted las necesite, manténgalas en lugares donde estos ingredientes no sean accesibles.

Una habitación oscura y seca es adecuada y un refrigerador o congelador puede ser excelente para el almacenamiento a largo plazo.

Congelar las semillas puede ayudar a que permanezcan almacenadas durante décadas sin perder su capacidad de germinación. Ya sea comprando semillas o almacenando las suyas propias, es una buena idea investigar los mejores métodos de almacenamiento para cada tipo de semilla.

5. Sepa cuándo reponer sus semillas de supervivencia

No importa lo bien que almacene las semillas, no durarán para siempre. Después de haberlas almacenado durante años y de que no se haya producido ninguna crisis mundial, debe retirar sus semillas y plantarlas. A continuación, puede reponer su stock de semillas de supervivencia, ya sea comprando más (de manera costosa) o guardando las semillas heredadas cosechadas de los que acaba de plantar (de manera más inteligente).

Las semillas de la herencia también funcionan como semillas de supervivencia. Muchos jardineros los compran para este propósito, por lo que siempre tendrán un suministro de alimentos en tiempos de emergencia. Las semillas son ricas en proteínas, lo que significa que pueden proporcionar la nutrición y la resistencia que usted necesita, especialmente cuando ocurre un desastre. Todo lo que tienes que hacer es brotar las semillas y serás capaz de alimentar a tus seres queridos en situaciones fatales donde la comida es inaccesible y la salud es vital.

Trabajar con la naturaleza muestra un vídeo sobre las normas básicas para la conservación de semillas de hortalizas:

Sólo el tiempo dirá si el mundo se enfrentará a una catástrofe que requerirá el uso de semillas de supervivencia. Independientemente de si tal evento ocurrirá, tiene mucho sentido almacenar las semillas y almacenarlas apropiadamente. Las semillas son organismos vivos y, como tales, debe considerar su almacenamiento para garantizar la supervivencia en caso de desastre. Imagínese contratar su seguro de salud sólo para descubrir que tiene una enfermedad que pone en peligro su vida sin dinero para el tratamiento; eso es lo que sucedería si las semillas no son a prueba de desastres.

¿Tienes más consejos para guardar semillas que quieras compartir? Por favor, háganoslo saber en la sección de comentarios a continuación!

EN EL SIGUIENTE PÁRRAFO: El arte de guardar semillas

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest y Tumblr!

Nota del editor: Este artículo fue publicado originalmente en julio de 2014 y ha sido actualizado en cuanto a su calidad y relevancia.

Relacionado

Comentarios

comentarios